martes, 18 de agosto de 2009

ENERGIAS RENOVADAS...

Con energía renovada escribo estas líneas luego de unas soleadas vacaciones. Y comenzamos con una linda sorpresa: mi colega Paty Fuentes ha estado entrando al blog, lo encontró al hacer una búsqueda de lecturas sobre David Harvey. ¡Que bueno que llegaste hasta Urbanitas!, espero que no sea ni la primera ni la última vez querida Paty...

En estos días habrá nuevas actividades interesantes, una de las que más me ilusiona es que los estudiantes de arquitectura han organizado el 3er Paréntesis en Arquitectura, un espacio de discusiones sobre el Centro Histórico de San Salvador. Pueden acceder al blog del mismo en: http://3erparentesisenarquitectura.blogspot.com/2009/07/3er-parentesis-en-arquitectura.html. Ánimo chicos!!!

Me alegra que el tema del CHSS (Centro Histórico de San Salvador), se está reforzando a través de las diferentes actividades que se han hecho en estos últimos meses. Espero ciertamente que el tema se consolide y vaya poco a poco pasando del descubrimiento (o re descubrimiento) y las discusiones, a acciones concretas que permitan su recuperación física para el disfrute de todos y todas.

Otras noticias recientes...

en esta casa se hizo el Taller de Diseño de Vivienda...

Hace cuatro semanas se realizó un Taller de Diseño de Vivienda en el CHSS, con participación de estudiantes de la UCA de El Salvador, UCA de Managua, Universidad Nacional de El Salvador y la Universidad de Sevilla. El Taller se hizo en el centro, en una casa histórica hacia donde nos trasladamos un grupo de seres extraños con laptops, impresoras, papel y lápiz, con el objetivo de vivir y diseñar en y para el Centro. Fue una experiencia muy rica en experiencias y encuentros: el mundo de la academia se traslada al Centro y se mezcla con las múltiples facetas del mismo. Desde los recorridos diarios a comer en algún lugar cercano, la música de la iglesia protestante al frente (a todo volúmen), los vendedores ambulantes que venían todos los días a ofrecer desde papel higiénico hasta tamales (y se quedaban sorprendidos de la fauna reunida en la casa), hasta la belleza de la lluvia tropical cayendo fuerte sobre los techos de lámina, o el placer olvidado de las ventanas altas con balcon donde sentarse y observar la calle.

Además de los resultados académicos, lo más importante de todo fue la vivencia. Vivir realmente en el Centro por una semana y darse cuenta que muchas de las imágenes que nos hacemos del mismo son sólo eso, imágenes. La realidad es otra, a veces más dura, a veces simplemente normal, pero sobre todo es una realidad a la que no debemos temer, sino abrazarla porque en el fondo es parte de nosotros mismos, los Salvadoreños.